Modelos sin swing

Nos encontramos ante un nuevo punto de inflexión de la modernidad; ya conocimos tres de ellos. El primero condujo a la introducción del estado moderno para constituir el concepto de nación/territorio en el siglo XVII. El segundo fue en el siglo XVIII, cuando comienza el auge de la economía de mercado y el desarrollo de cierta autonomía individual. Y el tercero en el siglo XIX consistió en la “invención de lo social” que posibilitó la reorganización de las condiciones de la vida común y el ejercicio de la solidaridad que ni el Estado clásico ni el mercado eran capaces de hacerse cargo. Pero en el siglo XX entramos en colapso por la globalización económica y la crisis de los Estados providencia.... Entonces que hacer con nuestras instituciones ? Como repensarlas ?


Las instituciones perdieron su esencia, ya no se adaptan, ya no son efectivas, a muchos ya no nos representan, solo limitan. No tienen olor a riesgo, sabor a emprender, tacto para moverse en un tiempo lleno de incertidumbres. En un mundo donde reinventarse, ser distinto e innovador son las claves del éxito, las instituciones no son el mejor ejemplo. Nos quejamos de ellas porque no resuelven los problemas, porque les cuesta moverse en situaciones nuevas y de coyuntura, porque ya no nos brindan certidumbre. Son pequeñas para resolver temas globales y grandes como para solucionar temas puntuales, locales y personales. En este escenario es lógico no sentirse representado.

En sus orígenes las instituciones tenían como objetivo bajar el nivel de incertidumbre y hacer la vida más simple. Pero la incertidumbre hoy se combate con acciones afiladas y una cuota de pragmatismo+riesgo, hasta podríamos decir que generando nuevas preguntas más que respuestas.

Las instituciones atemporales que todo lo abarcan ya no son sustentables, pero todavía muchos no aceptan el fracaso del modelo. Anarcos y punks abstenerse...... Estamos diciendo que hay que pensar “como empresa”, esto implica estar focalizados, ser auto sustentables, respetar las leyes, buscar el bien de sus componentes, ser proactivos e innovadores, generar riquezas e incentivos, apostar a la capacitación y a la educación, tener la satisfacción del cliente como meta principal.

La meta es generar riquezas, pero no con el concepto limitado donde riqueza es igual a dinero, al cual estamos tan acostumbrados de las empresas tradicionales. El termino “riqueza” puede verse como la solución a problemas concretos, el éxito de un proyecto social o la satisfacción de un ciudadano. El modelo de pensar como “empresa” es el único que permitirá que hasta las ONGs puedan triunfar y continuar bregando por el bien de sus clientes (ballenas, chicos desnutridos, AIDs, derechos humanos, etc). Ya hay ONGs que están recibiendo inversiones de capitalistas de riesgo!, o acaso el empresario suizo Stephan Schmidhein fundador de Avina esta loco?

El planeta se ha transformado en un conglomerado de empresas. La idea de “empresa” toca a cada habitante del mundo, no hay forma de escaparse de este rollo. Yo “empresa”, Tu “empresa”, El “empresa” .... Todos somos empresas, todos formamos parte de otras empresas, algunas que ni siquiera percibimos o admitimos. Suena obsesivo e hipermercantilista?. Puede ser, pero no lo es ya que no debemos tomarlo como el avasallamiento del capitalismo sobre cualquier otra alternativa de funcionamiento en el campo social/económico, no estamos hablando de luchas de clases, ni de tendencias políticas... basta de discursos!!. Es solo cuestión de pensar ,crear y accionar en forma flexible y focalizada sobre estructuras y organizaciones de cualquier género.

El modelo de “empresa” ya no solo esta orientado a la comercialización de bienes y servicios, también transacciona tiempo, emociones, experiencias y sensaciones. Si a este modelo le sumamos las herramientas y tecnologías que durante años se han afilado y perfeccionado en el ámbito de los negocios, podemos afirmar que los cambios pueden ser reveladores. Por ejemplo el marketing uno a uno que trata de alcanzarnos a cada momento, busca acelerar el proceso de captación, solución y retención de individuos. Las sectas ya se dieron cuenta de esto hace tiempo, hasta las guerras que antes eran entre países ahora se perfilan contra organizaciones/empresas o personas. Si lo ven a Bin Laden por favor avísenle a Bush.

Según el diccionario el término empresa es la acción de emprender, o bien, una cosa que se emprende. Es acción, es movimiento, choca de frente con nuestras vetustas instituciones, que lo único que hacen es sobrevivir tratando de ser inmutables al paso del tiempo, como siguiendo los conceptos de la no-acción propuesta por Lao Tze en su milenario Tao Te King. Nuestros gobiernos, nuestras religiones, nuestros partidos políticos, nuestros sindicatos, nuestras superestructuras, nuestras instituciones están fuera de syncro.

Fanáticos de grupos de rock, hinchas de equipos de futbol, adolescentes fanáticos al Magic, geeks de linux, voluntarios de Greenpeace, adictos a las raves, nadie se pregunta por qué existen , se expanden, mutan y avanzan ?. Estos ámbitos donde todavía la gente se siente contenida , tienen como denominador común que recuerdan el hecho que los une y motiva, mantener ese común denominador vivo es la clave y esto es un trabajo de todos los días. Acaso estos motivos no son los que generalmente están expresados en la misión y visión de toda empresa?. Muchos de estos grupos de interés y/o comunidades están implícita o explícitamente basados en el modelo de “empresa”.

Aunque actualmente la tierra, parece una perra con pulgas, está incómoda, molesta y no encuentra la mejor posición para rascarse, el tiempo no se detiene, y afrontar las incertidumbres con modelos sordo-mudos no es la mejor opción. Vemos el modelo de “empresa” en técnicas de guerra, en emprendedores sociales, en comunidades de interés, en sectas y hasta en ONGs. No será el tiempo de comenzar a someter a nuestras instituciones a otro formato?

La idea de “empresa” es revolucionaria, tenemos que sincronizar y conectar nuestras instituciones al mundo de hoy, para que estas, no colapsen definitivamente.

FS –
Febrero del 2002
Este artículo está bajo una licencia Atribución de Creative Commons.