La simetría no es solo humana