Prosa redonda y dividida


Dios ya no quiere que baile, me dijo
y me sofocó

Nadie da respiro,
al canibal que hay en mi

Todos me daban por muerto
con esos besos
de lo más desnudos.

"Mirá, que tipo espeso"
gritó y se empudoró
de vos

Puro veneno, esos que duelen
y apestan mucho

A quien le importa?
Si te sofoca
A quien le importa?
amarte ahora

El que abandona
no tiene premio
y ya no importa

Y tus rellenos, esos vacios
y adicto mucho
a tu mazorca

Estoy haciendo cosas
raras para
gente
normal