Amor de mitocondrias

La culpa es de uno,
que no
enamora. Siempre.

Pero el
desamorar,
cataboliza en vida,
nuestra
responsabilidad. Siempre.