De hambre y de árboles

Primero es el hambre al hambre y a la sed sedienta
Después el hambre a la vida por vivir
Por último el hambre al amor pertinente
Y yo, pasado de hambres, astútamente tonto y famélico,
comenzaré nuevamente
a perseguir mis árboles
arbolados!