Roto y malparado


Las adicciones
hay que bancárselas
de parado,
sin huida
barata.


El escape
a una adicción
es solo
sub-vida,
escondida,
mediocredizada
por el querer
no ser


Hoy noche
zarpo a
ningún puerto,
porque no
se a donde ir.


Con todas
las imágenes
por el torrente
rojo, me considero
un hombre
despiadado


Tan solo, como
cuando
nací,
seguiré
deambulando
como
lobo
estepario.