De textos y tiempos

Ya hay demasiados textos, muchos más que nuestro tiempo posible.
Todos deberíamos tragarnos nuestros textos. Para que los mismos, se posen en nuestros ojos y tan solos, se hagan olor y sonido