La nueva empresa: Intensificar el enjambre humano


La empresa social como esperanza de cambio

Las llamadas  “empresas sociales” de las nuevas economías utilizan mecanismos de mercado para resolver problemas sociales y/o ambientales. Son sistemas productivos sostenibles en lo económico, social y ambiental, cuyo fin es empoderar y promover el bienestar de comunidades postergadas y/o resolver dilemas de cuidado de la naturaleza. Utilizan un abordaje de mercado como un instrumento para agregar capacidades y/o mitigar el sufrimiento en los sistemas de vida, donde estamos incluidos los seres humanos.

Una empresa social es un medio sostenible, no un fin en sí mismo, para transferir poder y dignidad a las comunidades postergadas. Son mucho más que una empresa con impacto social, son una nueva forma de organización y una nueva forma de generar riqueza en su sentido más amplio (económica, social, ambiental, cultural, pública, espiritual, común).

Dentro del cambio de paradigma de las nuevas economías, promueven estructuras de gobierno transparentes y compartidas con todos los grupos de interés en la toma de decisiones, construyen cadenas de valor puestas al servicio de generar beneficios sociales y/o ambientales en todos sus eslabones, crean activos y transfieren  recursos para los grupos más postergados, o estimulan una cultura de consumo consciente; estos son algunos ejemplos que evidencian cómo las empresas sociales están cambiando las reglas de juego del mercado en pos de un sistema centrado en el bienestar de las personas.


Responsabilidad y empresa

En los últimos años muchas empresas han tratado de buscar el equilibrio entre lo económico, social y ambiental, como respuesta al colapso y brechas generadas por nuestro sistema actual. Pero es de notar que sus buenas intenciones e incluso acciones pertinentes no alcanzan a sanear el sufrimiento del sistema vida. Aunque es condición necesaria, ya no alcanza con ser bueno o hacerse cargo (ser responsable)

Se necesitan nuevos modelos de organizaciones que tomen las mejores capacidades y aprendizajes de lo que funciona y de lo que no. Organizaciones hibridizadas que toman las herramientas del mercado para sostenerse, pero que al mismo tiempo generan productos y servicios para mitigar el sufrimiento del sistema vida. (humanos y biodiversidad) Para que estas mutaciones sistémicas florezcan se necesitan generar comunidades y ecosistemas que las protejan y conserven

Los que hoy tenemos poder (recursos, tiempo, conocimientos) somos los primeros responsables de incidir para que estos cambios sucedan. A mayor poder, mayor responsabilidad

Para vivir un verdadero desarrollo sostenible. Debemos mutar e innovar aceptando una itinerancia imperfecta solo definida, por una ética del cuidado de los que estamos en este presente. Pensándonos como deudores, del sistema vida que nos incluye y de las próximas generaciones que todavía no están. 


Sobre los humanos, organizaciones, empresas y planeta
Los humanos somos organismos vivos sociales, con la capacidad de sacar, mutar y mejorar nuestras capacidades y potencialidades a lo largo de nuestra vida terraquea.

Las empresas son organizaciones humanas, la raíz de la palabra organización proviene del vocablo griego "Organón". Organón u órgano, es eso "que posibilita la vida", brindando servicios y generando armonía entre otros órganos para hacer sostenible un cuerpo. Las empresas son órganos, y el cuerpo nuestra sociedad. El lucro o rentabilidad es el combustible o medio que poseen las empresas para poder lograr un fin.  El fin de toda empresa es servir al resto de las organizaciones pro-sostenibilidad de la sociedad. El lucro no es fin, es medio.

Nosotros humanos, vivimos en sociedad y estas se encuentran encapsuladas en el planeta Tierra

Siempre el planeta Tierra fue una nave sin rumbo, por lo menos no piloteada por los humanos.(nuestra única nave en el Universo) Los humanos solo la alteramos negativamente cuando nuestros daños colaterales y externalidades hacen sufrir al sistema vida. Este sufrimiento incluye a la biodiversidad planetaria, y también a los humanos, pero sobre todo a los más vulnerables y postergados. Hoy 1/3 de la población mundial.


Generando ecosistemas y sentido

Queremos ver a un ecosistema integrado por emprendedores, inversores, colaboradores, organizaciones, gobiernos locales y consumidores aportando todo su potencial creativo para desafiar constantemente el techo de impacto positivo que las empresas sociales tienen en nuestra sociedad y en el medioambiente que nos incluye.

Queremos ver que toda la potencia de transformación de estos nuevos sistemas integrados se manifiesta en el mercado y simplemente se impone a las viejas formas porque tiene más sentido para todas las personas que somos parte.

Queremos que exista la suficiente cantidad de empresas sociales de la nuevas economías para transformar los daños colaterales, operatorias y tendencias negativas del mercado actual


Enjambrar  Comunidad y ecosistema de Empresas Sociales

ASPIRAMOS A QUE EXISTAN MUCHAS MÁS EMPRESAS SOCIALES DE LAS NUEVAS ECONOMÍAS, CREEMOS QUE HAY QUE IDENTIFICARLAS, PROVOCARLAS Y AYUDARLAS EN SUS FASES INICIALES DE GESTACIÓN.

Las empresas sociales no son la solución a todos los problemas actuales sociales y medioambientales, pero son un camino posible y necesario para ejercitar el cambio sistémico que necesitamos. Para eso debemos cuidarlas para que ellas florezcan y mitiguen sufrimiento.

Un enjambre  es un grupo de avispas o abejas que decide buscar un nuevo lugar cuando su panal o colmena ha colapsado o está en vías de ser insostenible. En la itinerancia y errancia el enjambre se define, manteniendo el ADN de su comunidad originaria pero con la apertura hacia lo nuevo, hacia el devenir de una nueva construcción de comunidad que debe re-constituirse

Por lo tanto aceptando la errancia e historia de nuestro originario panal, pero estando dispuestos a soñar y al mismo tiempo salir a buscar nuestro devenir, contribuimos a ser un nuevo lugar que nos permita convivir con otra lógica que la del status quo (que no quiere o no sabe como cambiar). Somos muchos y sabemos que seremos más en este Njambre de cambio.

En el fondo estamos proponiendo, la lucha y convivencia con paradojas terribles, situaciones antagónicas dentro y fuera de nuestra organizaciones, un posible devenir traumático y contradictorio; pero posiblemente sea también un nuevo punto de inflexión, la búsqueda de un método, una pequeña grieta, tal vez débil, poética y hasta simulada, que nos permitirá soñar o definir en un futuro no muy lejano un nuevo plano donde gestar modelos diferentes de producción/cooperación/consumo.

Mientras madure y dure este proceso de cambio, hacia la búsqueda de nuevas organizaciones de producción y consumo que la humanidad y el planeta necesitan; será importante comenzar a trabajar en la redefinición del concepto de empresa tradicional, hacia el de una organización en la que con la inclusión de la ética, el respeto, la trasparencia y la equidad se pueda obtener como fin, un justo lucro.

Esto generará dentro de nuestras organizaciones, un sistema de resistencia, un antídoto, al mismo sistema post-industrial que hoy las incluye y del cual ellas dependen, no como un correctivo sino creando las condiciones de posibilidad para la aceleración de los procesos de regeneración de nuevas economías.
Te necesitamos, dado que nadie se salva solo. Enjambrate!

Textos de Njambre Aceleradora (Emi, Paula y mios) + nuevos mios + edición de Inés Sanguinetti