Sin Buda

Tengo
la lengua astillada
de tanto comer
tus discursos
de odios obsoletos