C1NC0


Intentan manejar el estrés estrechando cada vez más su centro de atención y retirándose al refugio de sus pensamientos. Cuando este método no logra calmarles la ansiedad, podrían reaccionar contra el aislamiento lanzándose impulsivamente a la realización de actividades. 

Se tornan inquietos y agitados, la mente se les acelera y se sienten impulsados a distraerse de sus crecientes temores. Además, las ansias de encontrar un espacio propio podría desorganizarlos en sus afanes. Pasan de una actividad a otra, de una idea a otra, pero no son capaces de encontrar o conectar con nada que los satisfaga. 

Después de desconectarse de sus necesidades, sobre todo las sensoriales y afectivas, se expresan buscando estímulos y experiencias sin discriminación. Por lo general, estas distracciones tienen poco que ver con sus proyectos profesionales; podrían dedicarse a ver películas, a darse atracones de bebida o drogas o hacer escapadas sexuales. 

Podrían comenzar a frecuentar a escondidas bares, clubes de diversión u otros lugares más extraños e insólitos que sorprenderían a los que creen conocerlos, si los descubrieran. 

Cuando el estrés es extremo, se defienden de sus ansiedades poniéndose agresivos e insensibles en su búsqueda de lo que creen que desean en esos momentos. Tal vez busquen solaz en el consumo abusivo de sustancias de diferentes tipos.