De infiernos y polvos

En el infierno líquido,
con cinco soles en los ojos;
haciendo el amor
a mis
demonios internos