Elogio del amor

Desde
las crines
de tus tormentas
hasta los ruidos
de tus uñas,
solo veo
insostenibles relatos
de la
impermanencia
de mi mundo
ahogado

A partir de ahí,
y solo en mis
sueños,
trato de fijar
el azar en el registro
de tu eternidad