El virus de la palabra

En mis
momentos utópicos,
toda escritura
es política. Desintegradora
en palabras
de
los problemas de
gobernanza
de mi
y de
mi devenir