De apegos y hombres

Cuando el hombre se transforma en consumidor compulsivo de olores, sabores, sonidos, colores, formas, texturas e ideas, se diluye , se opaca , se hace sufriente y esclavo