Cuatro horas

Cuatro horas
de Rosario
te reconectan 
el alma sentida

La Quispe a tantos
metros de altura
sueña bajito pero
su hipnótica
sonrisa colla
te
descalza