De penetraciones y fluidos nocturnos

Ayer hice uno de los acuerdos más extraños que haya realizado hasta el momento 

Era de noche, yo ya estaba acostado en mi cama,  leía un libro y sabía que debía dormirme en breve. Pero me di cuenta que no estaba solo en la habitación, me sentía observado

Sin perder el control,  de reojo percibí que era una hembra (con ganas de mi)

Ella comenzó sigilosamente a moverse, se acercó hasta mi cama

El silencio se rompió y escuché sus ganas por obtener mis fluidos.

Dejé el libro a un costado  y sin moverme me entregué y deje que se monte sobre mi.. Nos miramos un rato sin movernos ..

Y solo a través de nuestra mirada le insinué el siguiente pacto:

Necesito dormir y se que mientras vos no estés conforme con tu fisiológico ritual de penetración y fluidos , será imposible descansar..
Voy a dejarte que te sacies de mi, en los  próximos minutos.. Llevate lo que necesites de mi cuerpo,  engendrate madre,  pero no vuelvas.. Yo necesito  dormir

Fue así que me deje picar al menos 3 veces durante unos cinco minutos casi eternos por esa bella y primitiva criatura.

No quería matarla, no podía matarla.. cuando ella en su ADN construido por alguien superior, la ha programado para sacar los fluidos necesarios de mi cuerpo y a partir de ese acto poder perpetuar su especie. Ser de alguna manera madre es algo sagrado. No podría matar a nadie, pero menos a un ser que sólo viene a mi para ser madre

Fue nuestro acuerdo secreto.  Un pacto de aceptación en silencio entre  un humano y un insecto. Entendimos porque cada uno hacía lo que hacía,  evitando la desesperación del instante y la violencia que nace de nuestras íntimas defensas, pero sobre todo, de nuestras íntimas ignorancias

Una vez acabado nuestro acto íntimo de penetracion e intercambio de fluidos,  ella ya conforme, se fue, voló muy lejos de mi.. Supuestamente e instintivamente en busca de imaginarias aguas,  donde días después podría intentar depositar sus huevos y perpetuar su especie.. gracias a este maravilloso ciclo de vida compasiva y en parte a mi sangre