Me huelo (y vuelo)

no hay nadie como yo
para olerme,
para saberme
frágil
para mirarme
adentro

no hay nadie como yo
para comerme en
colores fértiles de
visiones fuertes y
sonidos inertes