Nuestra mudez

Ponerse en palabras
y leerse a si mismo
requiere de un trabajo
espiritual,
tan profundo, que
intimida.

Sin esto, las palabras
nacen mudas
mientras
espumeamos de
muerte
una especie de
ruido blanco
viscoso y decadente