21 de marzo

Ayer seguramente
al menos alguien
leyó,
sucumbió,
se dejó entrar,
se estremeció;
ante tanta
humana
fragilidad

Ayer también
seguramente,
muchos se
burlaron de
los poetas y
sus mariconadas
para
seguir matando
y violando
sin pudor a
la humanidad