Demasiado borda

La noche se re cagó de miedo y solo le quedó transar con todos los amaneceres y atardeceres por el resto de su corta pero repetida existencia

Y todos los espejos se rindieron al darse cuenta que sin vos observador, la realidad reflejada no era tal