12.8.05

RSE, de que lado estas?





Hoy está de moda hablar de Responsabilidad Social Empresaria (RSE). Proliferan artículos e investigaciones sobre el tema, las universidades de negocios lo agregan a sus currículas las empresas a sus programas sociales y hasta algunas de ellas se creen merecedoras de premios y distinciones por hacer, o aparentar hacer, lo que corresponde.

Ahora bien, ¿que significa verdaderamente la RSE?

Durante muchos años las empresas han abusado del sistema de producción, aceptando sin más que su misión como agentes económicos era la maximización de beneficios y relegando la ética a un segundo plano. La realidad misma se encargó de demostrar como esta inversión de prioridades justifica acciones que atentan contra el bien común.
La sociedad reclamó un paradigma más humano y el empresariado descubrió que satisfacer demandas sociales les otorgó la licencia para operar, trayendo beneficios económicos y emprendió acciones de marketing social y filantropía que fueron configurando una nueva dimensión en la empresa.
Sin embargo, frente a esta lógica meramente utilitarista, otras empresas aceptaron el desafío de la ética y se arriesgaron a afrontar los costos que en el corto plazo y en un contexto paradojal y asimétrico, implica tomar decisiones consistentes con el medio ambiente en el cual se ven insertas.

Emerge entonces la RSE, como un sistema de resistencia al modelo imperante que atenta contra el hombre mismo, un antídoto que creará las condiciones para la aceleración de los procesos de regeneración de nuevas estructuras sociales, más justas y solidarias; un modelo dinámico en el que la interacción entre empresa y sociedad genere verdadera riqueza social. No habrá progreso verdadero mientras sigan existiendo brechas entre los hombres, y no alcanzan programas sociales para eliminar estas brechas si en nuestras intenciones más profundas no perseguimos otro fin que no sea el bien común. En palabras de Gandhi: “No podremos construir un mundo diferente si nos mantenemos indiferentes.”
Una empresa será socialmente responsable cuando sea capaz de compartir la vida y la historia de una sociedad celebrando en cada acción la dignidad humana y respondiendo éticamente a los desafíos de su propio devenir.


Agosto 2005
Este artículo está bajo una licencia Atribución de Creative Commons.