22.4.10

Ayer me vi


En una esquina de Buenos Aires, pasó.
Estaba solo esperando, parado, con frío; un taxi.
En una de esas horas de la tarde, donde los taxis no existen, por algún
motivo aleatoreamente causal.

Semáforo en rojo.Frenan varios autos, se acumulan en mi esquina.
Casi sin querer fijé mi mirada, de una manera incómoda. Y me vi,
mirándome. Estaba conduciendo uno de los autos parados.

Aterrado, intente entender mirando de la manera más precisa posible a ese
conductor. Yo, también preocupado, por mi estabilidad emocional, le había clavado la mirada al tipo que estaba parado en la esquina.

Nos miramos unos segundos que parecieron eternamente cortos, pero
inquiétamente íntimos

Las bocinas comenzaron a sonar,pero yo ni el nos movíamos. 
Puso primera y salió.

El terror y el frío me dejaron inmovil en esa esquina, creo que pasaron
horas y muchos taxis. No se, a veces me cuesta contar.

Estacioné el auto luego de horas de ambular sin sentido, buscándome.
Entré a casa, no tenia hambre. 
Revisé la pecera, mi axolote albino seguía ahí.
Me fui a dormir.

Siempre,siempre odié encontrar errores en los sistemas. El error muchas
veces confabula con la locura.