23.3.14

De vacas y aguas marrones

Debo ser unos de los pocos
afortunados, que viviendo
en la ciudad puedo ver desde
mi ventana vacas pastar
en campos verdes rodeados
de agua marrón