4.4.16

De lluvias y cuevas

Esperar la lluvia
Para que venga
Para que se vaya

Tendríamos que
prohibir todos
los paraguas de
las ciudades
para realmente
saber esperar
y contemplarla

Solo valdrá volver
a los refugios
inmóviles (a nuestras
cuevas) para
alejar el aterrador
sentimiento de
intemperie, que
aún antes de
reconocernos
hombres
llamamos miedo