23.7.16

Pessoa

Brillaba loca como las locas calles de Lisboa
Yo caminaba la noche montado en la piel blanca de un boa amazónica; y moría de ganas de lamerla, sabiendo que ella incendiría luego todos los pensamientos.. pero de a espamos se orinaba ante la más pura alegría..
Sin pudor volvimos los tres a casa