12.4.17

Yaguenauta III

Esta vez era especial, la ceremonia la dirigiría el Taita Luis Alfonso Alegría y participarían de la toma muchas personas, incluso mujeres embarazadas, niños y un bebé de ocho meses .
El abuelo viajó durante un día entero desde su Putumayo natal, trayendo collares poderosos, sus palabras dulces,su ambíl salado junto a su mambe de yarumo y coca.
Y su medicina sabía a chocolatina, todo era dulce
Cerraba mis ojos y fluían ojos.. Ojos en primer plano, decenas de ojos
De formas variadas, que ni siquiera podía reconocer
Solo sabía que no eran humanos
Pasaron minutos hasta que la planta me regaló la siguiente reflexión :
Somos los ojos de los animales que no has comido y te estaremos agradecidos eternamente..
Hacía frío, mucho frío .. Me escondí adentro de la manta gris que la noche anterior me había acompañado hasta la puertita del Temascal
Me convidaron una maraca de semillas y me metí en dos canciones, luego agradecí y pasé el instrumento.
El abuelo regalo una segunda totuma de aguita fresca. Todos volvimos a tomar ..
caminar
El escenario es perfecto
Los colores reales