14.11.19

Hijo


tu laberinto es sol
en este mar desierto
y todos los dolores del mundo
siento hoy aquí
sin embargo
tus sonrisas de niño
siguen vivas
intactas
escondidas 
en un lugar secreto
a prueba de todas las bombas atómicas
ellas 
y un colchón 
de pájaros trazantes
que pintan con sus colas
el aire en vuelo
me salvan
cada vez que no te encuentro