Mostrando las entradas con la etiqueta Preferidas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Preferidas. Mostrar todas las entradas

12.2.16

El acuerdo

vas persistiendo 
en ese hilito de vida
porque intuís 
que tu vida es la vida   toda

y yo
nómade de tí (mí) 
comiendo el tiempo 
que se cae de tus sonrisas

hoy estamos encontrados 
luego de siglos 
de posibilidades rotas 
en benditas
     pérdidas

30.9.12

Remitiendo mundos

Todo el mundo
entra y
está en
mi cabeza

Lo que queda
afuera
es lo que
resta por
aceptar

15.3.12

CODPs (draft version)

El pasado es lo lleno, el hoy solo borde, el futuro vacío.

Los Contenedores Orgánicos de Pasado (CODPs) son seres que procesan incansablemente el límite, consumen presente y lo guardan en unidades fragmentadas de pasado (UFP).

Cada vez que un CODP discontinua su proceso vital, el pasado se ahueca, se falla, se generan micro-pérdidas eternas, originando un nuevo vacío. Para evitar estos incidentes ubicuos de destrucción, los CODPs almacenan el pasado en artefactos artificiales (CADP). Estos CADPs tienen como única misión transmitir UFPs de un COPD a otro COPD. La capacidad de storage de los CADPS ha ido incrementándose con el tiempo, pero nunca han igualado a los excelsos CODPs. Los CADPs degeneran el proceso vital de aprendizaje dado que no es necesario vivir el hoy, intensificando el consumo de pasado no vivido ni procesado en forma autónoma.

Hay ciertos grupos de CODPs que disconformes con el proceso evolutivo, promueven el no-almacenamiento de UFPs, viviendo en un estado de paroxismo total en las grietas del presente. Viven online, y hacen esfuerzos desmesurados por olvidar incluso sus propios nombres. "Nada se consume, no hay aprendizaje, solo vive en el límite -la única realidad-", es su dogma. Los CODPs más extremistas se conectan al vacío del futuro, buscando nirvanas no transmisibles. Estos ni siquiera se comunican, son prácticamente mudos y ya perdieron el habla. La comunicación para este grupo es sinónimo de "primitivismo contenedor".

Existe una única galaxia en nuestro Universo donde los CODPs son llamados hombres. Este subrgupo de CODPs representan un aberración del sistema. Y no hemos encontrado la forma de reparar la falla.

Como todo CODP almacenan pasado, pero tienen una esencia desconocida e incontrolable (por ellos y por nosotros mismos) que los hace experimentar momentos químicos y sentimientos incomunicables, imposible de transmitir de manera explícita a otro CODP (por lo tanto tampoco almacenables en UFPs). Esta sustancia es la paradoja de la muerte, traspasa lo lleno y lo vacío puede estar en el futuro, presente y pasado simultáneamente.

En esta galaxia la muerte no es lo contrario a la vida, sino complemento. Los antiguos humanos, en un lengua llamada latín, denominaban a la muerte orgánica como "mor". Y a esta sustancia que resiste a la muerte (no-muerte), hoy le dicen "a-mor". El amor, cuando es experimentado por los CODPs humanos es eterno aunque no exista contenedor orgánico o artificial que lo mantenga en el tiempo.



Draft notes:
En todas las direcciones en que miremos al Universo, vemos pasado. Salvo zonas muy cercanas, vemos situaciones que ya han sucedido -lo que está a años luz, es pasado en nuestro ojos-. Nunca podemos ver presente -como nos pasa a diario en nuestras instancias-, sólo vemos pasado y no tenemos manera de poder ver presente a medida que nos alejamos de nuestro punto de observancia. El pasado se mueve y también desaparece, entrando en bucles de nuevos vacíos.

5.1.11

A solo 200kms de mis humedales

Hoy.  

No sé que me
pasó hoy.


Salí de ahí
sin esperar
salir y
la gente
estaba desgastada,
agrisada de
ser tan gente.

Quise decir
mi nombre y
no me salió, tuve
que escribirlo
sin saber
leerlo.

Hice los
mandados y
decenas de
llamados.

Desenrosqué
mi cabeza, ahí
donde se afloja,
a la altura del cuello.

La puse en la
silla roja
casi con
dulzura gay.
Por arriba,
metí el
brazo
izquierdo
hasta la altura
de los pulmones.

Saqué una
bolsa de
arena
húmeda
y un papel
de Rhodesia dorado
que 
decía…

No se que me
pasó hoy.
Salí de ahí
sin esperar
salir y
la gente
estaba desgastada,
agrisada de
ser tan gente.

Quise decir
mi nombre y
no me salió, tuve
que escribirlo
sin saber
leerlo.

Hice los
mandados y
decenas de
llamados.

Desenrosqué
mi cabeza, ahí
donde se afloja,
a la altura del cuello.

La puse en la
silla roja
casi con
soberbia gay.
Por arriba,
metí el
brazo
derecho
hasta la altura
de los humedales.

Saqué una
bolsa de
arena
seca
y un papel
de Rhodesia
dorado
que decía..

Y vos a 200kms
de aquí
con el dulce diablo
entre las piernas

1.8.09

La orientación




Los antiguos navegantes marinos necesitaban de las estrellas para guiarse en el mar, luego cuando aprendimos a volar, los aviones necesitaron de las torres de control en tierra para no perderse en el aire. Hoy cuando usamos en los caminos terrestres los GPS dependemos de los satélites a miles de kilómetros en el espacio.

La orientación del navegante siempre se encuentra en otro plano.

Mira siempre en otro plano, sintoniza otras frecuencias, piensa fuera de la caja.. para no perderte..

Nocturna caminata

La nota encontrada


Si ves que no ves más
si tu dolor distorsiona tu amor
si no crees en lo que creías ayer
yo estaré ahí.

Si nada tiene sentido
pero todo lo tuyo esta cargado de sentido
si creías estar seguro pero fuiste
la persona más vulnerable
yo estaré ahí.

Si el equilibrio es inestable
y hay secretos que ni si quiera son
tolerados en silencio.
yo estaré ahí

Si escapar es una forma de vivir
y el vivir escapa ya a tu fin.
yo no se si estaré ahí.

17.2.07

Sobre la atracción a la vida ( E Fromm + F Seineldin)

  • Alguien es interesante, porque se interesa, debido a que se siente parecido dado que padece la misma humana condición.
  • La vida significa cambio constante, nacimiento permanente. Ahí es donde la muerte marca el pulso y el syncro de estos ciclos.
  • Si la vida fuera más interesante, no habría guerras ni odio
  • Estamos vivos o somos vividos? La diferencia posiblemente esté en nuestra propia propensión a desarrollarnos, a ser productivos, a crecer (siempre desde el interior)
  • Quien no sabe esperar, no puede vivir con esperanza. El impaciente y al que se le ha destrozado completamente la esperanza odia la vida.
  • Si destruimos, invalidamos el milagro de la creación, no creemos más que el Innombrable. Nos hacemos más fuertes que la vida y esa es una terrible paradoja.
  • El Ser humano se jacta de su poder de destrucción para esconder su impotencia como ser.
  • La violencia y el odio engendrado por la desesperanza no se elimina ni debilita mediante el castigo o la represalia.
  • La misión es llegar a ser lo que potencialmente se es. Naciendo permanentemente evitando romper la vida, produciendo, creando ..viviendo
  • El poder de dominación, es la perversión de la potencia creadora. El argumento que los poderosos utilizan para romper a los seres humanos es convenciéndolos de su vileza.

15.9.06

De hombres y utopías


Los hombres somos seres incompletos y lo que nos falta es lo que nos es dado para crear. Entonces el relacionarse con lo que uno no es, es la posibilidad de crear lo que uno siente que debe ser.
Según Hugo, los individuos soñamos sueños mientras que las comunidades sueñan utopías

12.5.05

CULTURA LIBRE – SOFTWARE LIBRE




Hablar hoy de “cultura y software libre” nos enfrenta a una interesante paradoja. Por un lado, están quienes como Bill Gates, asocian el tema con una posición de izquierda, un “comunismo de las ideas” que amenaza con derrumbar el orden económico actual; por el otro, quienes lo relacionan con el más crudo capitalismo, como si libertad y libre mercado fueran sinónimos. En medio de esta discusión bizantina, son pocos los que entienden el verdadero alcance del término y, por lo tanto, ignoran el inmenso potencial que presenta para la consecución de una sociedad más equitativa.

El debate surge en plena “era de la información”, un momento histórico caracterizado por una vertiginosa revolución centrada en las tecnologías digitales de información y comunicación, y la emergencia de una estructura social en red en casi todos los ámbitos de la actividad humana. Nuestra realidad indica que todavía no hemos entendido el cambio que esta sociedad-red-digital está produciendo en nuestras vidas. El mismo es tan profundo y se infiltra tan sutilmente que, develarlo es crucial para evitar caer en la trampa de seguir aplicando leyes analógicas y vetustas a un nuevo mundo digital, y al mismo tiempo, promover que las tecnologías de la información dejen de ser fuente de riqueza para unos pocos para convertirse en un medio de desarrollo social y promoción del bien común.

Hoy la producción de software no debería analizarse como un producto, derivado de una industria tradicional, sino más bien como un “proceso vivo” originado por el conocimiento y soportado por servicios complementarios y nuevas capacidades que sustenten en el tiempo, la generación de riquezas y las interrelaciones con otros actores.

Si, como asegura el sociólogo Manuel Castells, el software es el lenguaje de la era de la información y la capacidad de producir, modificar, adaptar y distribuir software condiciona la capacidad de cualquier comunidad o grupo para interactuar con el mundo de computadoras y redes que constituyen la estructura de nuestra sociedad; entonces el control privativo (no libre) del software es equivalente a la apropiación privada del alfabeto.

La economía, como disciplina que estudia la administración de recursos escasos, encuentra en el software privativo una importante imperfección de mercado, ya que por su naturaleza, las ganancias que genera la venta de licencias de este tipo de software se vuelven ilimitadas. Esto es así porque por cada nueva licencia no hay costo de replicación o de materia prima, es decir que, a diferencia de lo que ocurre cuando se produce un bien tangible, una vez desarrollado, el software deja de ser un recurso escaso. De esta manera el control irrestricto de los derechos de propiedad intelectual se convierte en el mecanismo fundamental de control de la riqueza. El único freno que supone la legislación vigente son las leyes antimonopolio, que lejos de atacar la raíz del problema lo que hacen es evitar un colapso del sistema económico.

Frente a esta emergencia, y teniendo en cuenta que los cambios reales se mueven a una tasa mayor que la que demoran los organismos públicos en regularlos, la mejor opción para evitar que unos pocos sigan sacando provecho de ese retraso, es fomentar un cambio cultural en la comunidad. Una estrategia empresarial socialmente responsable no puede ser ajena a las brechas que este modelo fomenta. Si nos regimos por una racionalidad creativa-sustentable y no por mezquinos intereses comerciales, el software libre emerge como una alternativa más equitativa y que se amolda a la lógica de un nuevo modelo de producción y consumo de software y servicios.

Existe la falsa creencia de que libre es sinónimo de gratis, cuando en realidad, el software es libre porque otorga a los usuarios del mismo cuatro libertades básicas: ejecutar el programa bajo cualquier propósito, estudiar su funcionamiento y adaptarlo a sus necesidades, mejorar el programa liberando a la comunidad esas mejoras y distribuir copias para ayudar a otros.

De su concepción se desprenden dos características fundamentales. Por un lado el potencial creativo e innovador. La experiencia nos muestra que los avances esenciales en materia informática han surgido del impulso creador y la generosidad de los “hackers” y no de inversiones privadas, ya que las grandes compañías suelen dirigir o mutilar la innovación en función de sus propios intereses. Por otra parte, el intercambio de información y conocimientos que estas libertades promueven, generan externalidades positivas de mejora continua. Es por esto que esta alternativa se nos presenta no solo como fuente de cambio tecnológico e investigación científica sino también de enriquecimiento cultural y calidad de vida.
Si bien el software libre ocupa hoy el centro del debate en materia de propiedad intelectual, son varios los emergentes que se rigen por los principios de esta nueva tendencia y que van configurando un modelo productivo y sustentable. Frente a una realidad que se caracteriza por la complejidad, la cultura libre es la mejor herramienta que tenemos para hermanarnos en la lucha por una sociedad más justa, ya que está garantizada por aquello que nos hace hombres, la libertad. Bajo la forma de un modelo disruptivo o como una evolución del sistema actual, su capacidad transformadora no se puede frenar, y, aunque el ruido confunda, su llegada es inexorable. Cultura libre y software libre, son hoy sinónimos de libertad.

Federico Seineldin
Mayo 2005


Este artículo está bajo una licencia Atribución de Creative Commons.

12.6.04

La Responsabilidad Social Empresaria, como sistema de resistencia ?


Mientras las brechas originadas por el modelo actual sigan dejando en la calle -y con total indiferencia- chicos desnutridos y generaciones despojadas de educación y futuro, no habrá justicia ni justo futuro. Revertir esta situación es, hoy, el desafío para todos los actores que estén liderando acciones en los distintos frentes de nuestra sociedad. Lo que debemos preguntarnos es cuanto de esta realidad le corresponde al sector privado, a la empresa ? Tal vez todo, posiblemente nada o quizás algo.

Es sabido que el comunismo, esa religión sin Dios que tenia como objetivo curar los males de la humanidad, hoy ya no existe, ya que fracasó en la creencia de que el mundo era un sistema predecible, solo mal programado, y porque no tuvo en cuenta la impertinencia de querer contener desde el Estado, la fragilidad y singularidad del hombre; pero todavía quedan rastros amorfos y coletazos de su antiguo enemigo, el capitalismo. La teoría que se formuló en los postulados de Adam Smith basándose en el concepto de la mano invisible y en el supuesto y prometido derrame de riquezas; transformándose en una falacia y cada día más en un derrame sí, pero de dolor y sangre.

Siendo la “Empresa” el corazón o principal arteria de este sistema, ha quedado instalada en el inconsciente colectivo de la sociedad, como la herramienta generadora (y destructora) del desarrollo de riquezas e inequidades.

Tenemos que admitir que por su concepción y manejo son organizaciones no democráticas y que en su gran mayoría funcionan bajo una estructura piramidal de premios y castigos. Definimos habitualmente a las empresas como organizaciones con fines de lucro. Por lo tanto queda explicitado, que el fin inmediato y único de las mismas es el lucro. Lo que las lleva a estar siempre al límite de la injusticia o la auto-justificación de cualquier medio que tenga como fin mejorar su rentabilidad, su lucro, su mayor lucro.

Podemos aceptar que el fin justifica los medios?. Podemos imaginar un mundo sin empresa, con todo lo que la idea de empresa lleva en sí misma ? Dado que ella forma parte del engranaje mismo de la sociedad, inhibirla o destruirla sería imposible, sería mejor que pensemos en como mutarla o evolucionarla a un nuevo modelo con un rostro más humano, en el que la sociedad sea un actor activo dentro de ella y no solo a la inversa. Un ecosistema vivo, articulado y dinámico, donde el consumidor de sus productos y servicios, al mismo tiempo, evolucione a la figura de un consumidor responsable.

De esta manera dejarían de ser organizaciones mecanicistas que solo depredan recursos y transaccionan bienes y capital; abandonando sus infructuosos intentos por dominar la realidad para orientarse a mejorarla, ordenarla y comprenderla.

Según el premio Nobel en Economía Amartya Sen “Los valores éticos de los empresarios y los profesionales de un país son parte de sus recursos productivos”; si estos valores no existen o no comienzan a incorporarse en el ADN de las organizaciones y, por ende, en los flujos e interacciones de sus miembros, las empresas también perderán la capacidad de generar tanto capital económico como capital social.

La Responsabilidad Social Empresaria (RSE) sea probablemente la mejor alternativa que hoy exista, para buscar ese equilibrio, generalmente inestable, entre los públicos interesados con los que la empresa interactúa. Esta nueva concepción debería tener como fin último buscar la ética, la confianza, la equidad y la capacidad de asociatividad para con la comunidad, los consumidores, sus proveedores, el Estado y sus accionistas.

Sería simplista y peligroso pensar que incorporando prácticas de RSE, los problemas actuales de este complejo mundo serían minimizados y las brechas generadas por años de modelos “supuestamente” racionales y determinísticos se verían reducidas. No nos quedemos en las falsedades que generan los reduccionismos. Como mencionan Aurelio Peccei y Daisaku Ikeda “ El enfoque reduccionista, que consiste en remitirse a una sola serie de factores para solucionar la totalidad de los problemas planteados por la crisis multiforme que atravesamos actualmente, es menos una solución que un problema”. La RSE no es una solución en si misma.

Lo que si podemos suponer es que la Responsabilidad Social Empresaria será, la lucha y convivencia con paradojas terribles, situaciones antagónicas dentro y fuera de la empresa, un posible devenir traumático y contradictorio; pero posiblemente sea también un nuevo punto de inflexión, la búsqueda de un método, una pequeña grieta, tal vez débil, poética y hasta simulada, que nos permitirá soñar o definir en un futuro no muy lejano un nuevo plano donde gestar modelos diferentes de producción/cooperación.

Mientras madure y dure este proceso de cambio, hacia la búsqueda de nuevas organizaciones de producción y consumo que la humanidad necesita; será importante comenzar a trabajar en la redefinición del concepto de empresa, hacia el de una organización en la que con la inclusión de la ética, el respeto y la equidad se pueda obtener como fin, un justo lucro.

Esto generará dentro de la empresa, un sistema de resistencia, un antídoto, al mismo sistema post-industrial que hoy la incluye y del cual ella depende, no como un correctivo sino creando las condiciones de posibilidad para la aceleración de los procesos de regeneración de nuevas estructuras sociales. Bajo esta óptica la RSE tiene grandes posibilidades de ser la semilla del buscado cambio, sino será solo buenas intenciones, marketing o una nueva jerga de management.

Federico Seineldin – Junio 2004


Este artículo está bajo una licencia Atribución de Creative Commons
_____________________________________________